Noticias

Primera excursión mensual: el castanyer d'en Cuc

Informa: Luna

05-03-2009

Después de mucho tiempo hablando del tema, el dia 28 de febrero del 2009 se iniciaron las excursiones mensuales de los Couboys. El objetivo a medio plazo es preparar la ascensión al Aneto prevista para este mes de julio, y que organiza nuestro bombero couboyero Alex.
 


Finalmente fuimos 6 los intrépidos aventureros que ascendimos hasta las cumbres donde se afianza el magnífico Castanyer d'en Cuc (o Cuch, según donde se consulte). Dani, Juan, Micky, Nuria, Oscar y yo salimos de Les Franqueses a las 8:30. Primera parada en el restaurante Canela de Cánoves, donde los seis nos metimos entre pecho y espalda dos huevos fritos con patatas y chorizo. No faltó el pan torrado, el ajo, el tomate, el aceite y un buen vino de la casa; café también para quien quiso.

Preparados con este cojín, nos acercamos en coche hasta el aparcamiento público previo al pantano de Vallfornes. Allí dejamos los coches, y empezamos a caminar por una primera pendiente pronunciada de unos 500 metros, hasta llegar al embalse. Pudimos ver que éste está muy cargado de agua, a pocos metros del nivel máximo a partir del cual comienza a descargar por el canal de desagüe. 

El segundo tramo llanea junto al embalse durante unos 1000 metros, hasta llegar a un cruce donde cogimos a la derecha siguiendo el indicador del Castanyer d'en Cuc i la Casa del bosc. Este tramo es muy abierto y soleado, lo que hizo que sobrara alguna prenda de ropa.

El tercer tramo es una subida continuada de unos 3500 metros, que va serpenteando junto a un arroyo que bajaba con un buen volumen de agua. Es un tramo muy cubierto por la vegetación de manera que la temperatura era algo más baja. Es un tramo muy agradable en verano, pero algo frio y húmedo en invierno, muy especialmente éste; los que vestían de algodón lo notaron especialmente. Algún otro muy bien equipado con fibras sintéticas, pero muy friolero también comentó el cambio de temperatura; eh Nako.

 

Así llegamos a un nuevo cruce de caminos donde seguimos a la izquierda el letrero del Castanyer d'en Cuc, al que llagamos después de escasos 50 metros. Visitamos el Castanyer, nos metidos dentro, nos (me) subí a él, nos fotografiamos, meamos, comimos (no recuerdo el orden), y nos pusimos de nuevo en marcha para volver al origen.

Tocaba deshacer el camino, pero elegimos una ruta alternativa para no volver sobre nuestros pasos y poder descubrir así nuevos paisajes. Decidimos pues, bajar en busca de la ermita de St. Salvador, la masía de Can Cuc, el restaurante Can Quintana i el Veinat de la Muntanya. 

La vuelta tiene un primer tramo inicial muy llano, con buenas vistas al pantano y al valle. Es bastante abierto, pero tiene una ligera orientación a norte que lo hace un tanto umbrío, y en consecuencia a veces frio. Después de un buen tramo, quizás 2000 metros, llegamos a la masía d'en Cuc, que está en obras de restauración y ampliación. Antes era preciosa. Ahora no tengo claro como quedará, pues parece que la están transformando en un restaurante o casa rural; espero que sea esto último. Un rato más adelante (quizás 1000 metros más) llegamos a la ermita de St. Salvador i el restaurante Can Quintana, hasta donde llegan vehículos a motor.
 


A partir de aquí, decidimos dejar la pista y bajar por un sendero poco marcado, y como resultado no perdimos un poco en un momento que abría camino Dani. Oscar le hizo notar a Dani su despiste con su habitual sutileza. Nada, un poco de campo-a-través por encima de unas zarzas, un susto con una perdiz salvaje y finalmente aparece de nuevo una pista que nos lleva más adelante a la pista principal.

A partir de aquí, el camino desciende bruscamente, para ser una pista, y las rodillas comienzan a notarlo. En esta bajada encontramos perros de conducta diversa, caballos, algún vehículo a motor, y algunos farigolas como nosotros. En este tramo encontramos unas cercas electrificadas, y polemizamos sobre si tocar un cable electrificado de este tipo, uno se enrrampa o no. Los "técnicos" decían que no (que si descargan con las suelas de caucho y no sé que de la toma de tierra o de arena). Los "montañeros" decíamos que si, que ya lo habíamos probado y nos habíamos enrrampado. Pero ni unos ni otros nos atrevimos a probar nuestra postura. Aproximadamente 2000 metros más adelante llegamos a la pista de entrada al pantano, y 200 metros más allá ya encontrabamos los coches.

Finalmente, y ya en el aparcamiento nueva polémica, corta ésta, en relación al uso de los GPS en montaña, de su practicidad para buscar setas y sobre la pérdida de romanticismo de la montaña con el uso de tanta tecnología. Cargamos coches y de vuelta a casa, para comer tempranito. Yo llegue a las 13:30; hora perfecta para una ducha y salir a comer fuera.

Pues ahora hasta la próxima, en la acordamos incrementar un poco la distancia y si es posible la dificultad. Por eso dejamos Matagalls y Agudes para un poco más adelante, y insertamos rutas más asequibles para todos en la próxima salida de final de marzo. Dani se encarga.

Jose