Noticias

El Bosque Puteador

Informa: Horrabin

24-04-2010

Igual que en las películas de terror, todo comenzó con la alegría desbordante que rezuman los y las adolescentes antes de salir de acampada, ajenos a los peligros que les han de acechar. El objetivo era salir desde Riells para ir a Santa Fe del Montseny por el camino que antiguamente utilizaban los carboneros.

 

-Bueno, hoy será una excursión facilita ¿no? - Dijo servidor de ustedes

-No tanto, es muy "perdedora" y seguramente tendremos que mirar el mapa más de una vez para ver donde estamos - Contestó el Luna

-¡Buah! no será para tanto - Dijimos casi todos con la mirada.

 

Tal profecía se cumplió nada más comenzar la excursión en Riells sin habernos adentrado en el bosque... Tras volver sobre nuestros pasos y ya en el camino correcto nos adentramos en el Bosque Puteador. Ramas, maleza y un ejército de arboles caidos por la gran nevada del mes pasado, hacian que tuvieramos que ejercitarnos como si de una pista americana se tratase. Cuanto más nos adentrábamos en el bosque más diluido aparecia el camino hasta que este desapareció por completo y estuvimos totalmente ¡PERDIDOS!.

El "humo negro" amenazaba con salir a nuestro paso

 

Hizo falta gran ingenio y capacidad de orientación para intentar atravesar el bosque por en medio de las malditas zarzas que nos tatuaron la piel a base de bien. Tras un buen rato de lidiar con lianas, zarzas, ramas y troncos de toda clase y condición conseguimos arribar a un pequeño claro que fue clave para orientarnos, no sin antes echar mano de dos mapas, una brújula y un movil equipado con GPS (que sirvió de poco ya no supimos leer en el mapa las coordenadas de latitud y longitud que nos indicaba).

 

Habia que tomar una decisión y rápido ya que se estaban levantando nubarrones que auguraban tormenta. Nos dirigimos hacia el noroeste para superar uno de los collados que creimos identificar en el mapa. Nos adentramos en un precioso hayedo y tras caminar un rato nos encontramos con una carbonera abandonada y por ende el camino que nos habia de llevar a la cima del repecho.

Los carboneros que transitaban este camino debian tener unas piernacas que ríete tu de las de los futbolistas

 

Las perennes hojas del hayedo poblaban la senda y amortiguaban nuestro caminar por la misma, pero lo que inicialmente era un agradable paseo se fue tornando en un duro castigo para nuestros cada vez más maltrechos gemelos. El camino era cada vez más empinado y nuestros pasos eran cada vez más pesados y lentos, llegando algunos de nosotros casi a nuestro límite físico

Menuda cuesta jodedora de gemelos

 

El camino se hacía interminable y cuando las fuerzas estaban a punto de abandonarnos llegamos a la cima que auguraba la proximidad del Pantano de Sante Fe. Comenzamos un leve descenso, con paso más o menos ligero, lo que nos sirvió para relajar nuestras enormemente fatigadas piernas hasta que llegamos al camino que los domingueros utilizan para pasear en la zona de Santa Fe. Tras unos minutos de agradable paseo y con alguna gota de lluvia cayéndonos encima, llegamos al pantano. Habiamos invertido cinco horas y cuarto para un recorrido que según la guía era de unas dos horas y media.


Ver Riells - Santa Fe del Montseny en un mapa más grande

 

Siendo las 14:00 y siendo obvio que no llegabamos a tiempo de comer a casa, nos dirigimos al restaurante del lugar a tomar algo y recuperar las fuerzas. Como no estábamos seguros de que decisión tomar para volver a nuestro punto de origen, decidimos preguntar a la agradable camarera sobre como llegar a Riells sin sufrir demasiado tanto en esfuerzo como en tiempo. Nos contó que habia una pista forestal que caminando se hacia en unas dos horas. La alegria por la buena noticia y la cada vez más inminente amenaza de lluvia hizo que nos levantaramos con renovado vigor.

 

Tras un buen rato de caminar cuesta abajo, lo que acabó de jodernos aún más nuestras fatigadas extremidades inferiores, llegamos a Riells.


Ver Santa Fe del Montseny - Riells en un mapa más grande

 

La excursión no solo fue "perdedora" sino que tambien fue jodedora y desgastadora, pero por fortuna, y a diferencia de las películas de terror, esta inesperada aventura en el Bosque Puteador tuvo final feliz.

 

Más fotografías en http://www.flickr.com/photos/horrabin/sets/72157623804145043/